Biografía

Hola!

Mi nombre es Diego Ruiz  de Torres y nací en Málaga, España.

Echando la vista aun recuerdo cómo ya desde pequeño me encantaba dibujar, pintar y todo lo relacionado con las manualidades.

Fue mucho antes de iniciarme en el tatuaje, en el colegio, cuando con rotulador dibujaba sobre los brazos de mis compañeros. 

Después de varios años y, a través de un gran amigo mío, me llegó la información necesaria para crear mi propias máquinas de tatuar totalmente caseras.

Pero ahí no quedó la cosa, logré realizar mis primeros tatuajes con aquellas máquinas hasta que posteriormente pude comprar una profesional. También tuve la gran idea (poco recomendable) de tatuarme a mi mismo, ya quería saber de primera mano el daño que podía ocasionar a mis clientes y sentir el proceso.

No olvidaré lo mal que lo pasaba al principio cuando tenía que tatuar (sudaba como un pollo) y me ponía muy nervioso, sobre todo cuando se borraba el calco o la máquina se desajustaba.

Por aquel entonces, solo disponía de una máquina de tatuaje profesional, por lo tanto, debía armarla y desarmarla constantemente para hacer los cambios de línea, sombra o color.

Todavía recuerdo las horas que pasaba soldando a mano mis propias agujas o recorriendo los estudios de mi ciudad para ver si con suerte me aceptaban como aprendiz de tatuador.

Hace más de veinte años era todo muy distinto y, aunque eran pocos los que compartían información, me acordaré siempre de un tatuador que sí que me quiso echar un cable y con el que me echaba unas risas.

Pasaron dos años hasta que por fin pude trabajar como aprendiz en un estudio de mi ciudad (El Templo del Tatuaje). Allí aprendí todo lo necesario para seguir mi camino y, aunque Linda y Lucas fueron bastante exigentes conmigo, guardo muy buenos momentos de aquellos tiempos; también junto a Luís.

Poco después, mi camino cambió de rumbo y me vi forzado a dejar de tatuar durante un tiempo. Pasé unos meses desmotivado y algo desilusionado, incluso, no sabía con seguridad si volvería a retomar el tatuaje. Entonces, comencé a trabajar en otros oficios.

Al cabo de casi tres años, y con algo de suerte, pude retomar de nuevo mi pasión para acabar compartiendo estudio con varios tatuadores de mi ciudad; primero con Terre y posteriormente con David Canillas. Recuerdo aprender mucho de ellos, además de pasar muy buenos ratos…

En todos estos años de trayectoria, llegué a trabajar en casa e incluso abrir varios estudios.

Desde que me inicié con 16 años, he podido desarrollar un estilo propio, con el que he logrado respeto y admiración de tatuadores, clientes y amigos.

Entre los estilos en los que destaco se encuentran: el realismo; tatuaje realista en blanco y negro y a color, tatuaje japonés versionado, tatuaje biomecánico y orgánico y tatuajes de temática oscura o tétrica….

También mencionar que he tenido la gran suerte de asistir y participar en convenciones tanto nacionales como internacionales: Barcelona, Valencia, Roma, Argentina y Nueva York, entre otras.

Después de tantas idas y venidas y tras dos décadas dedicado al tatuaje, me he animado a crear seminarios online dirigidos a todo aquel desee aprender y mejorar en esta profesión y apasionante estilo de vida.

Resulta para mi muy gratificante el poder compartir contigo toda mi experiencia y los conocimientos que he logrado recopilar desde que comencé allá por el 2001. 

Para terminar, agradezco todo el apoyo y la confianza que he recibido durante todo este tiempo. 

GRACIAS!!!

Máquina de tatuar casera!

Cuando me inicié en el tatuaje, pude fabricar varias máquinas de tatuar totalmente caseras.

La máquina rotativa que se aprecia en la fotografía era la que tenía de repuesto.

La máquina con la que sí tatuaba, la doné allá por el 2002 al museo El Templo Tattoos, creado por el loco Lucas, en torremolinos, Málaga.